Colonia Suiza en Bariloche


En las faldas del Cerro López, a 25 kilómetros de Bariloche, se encuentra la acogedora Colonia Suiza, una villa montañesa típica donde pasar gratas jornadas conociendo las tradiciones de la Patagonia.

Creada a fines del siglo XIX por los inolvidables hermanos Goye, se trata del primer asentamiento suizo de la región. A lo largo del siglo XX ha sido el hogar de varias familias suizas dedicadas a la agricultura, cuyos descendientes hoy pueblan el lugar orientados a la actividad turística. La antigua “Casa Grande” construida por Félix Goye, las casitas de madera, la escuela y la capilla conforman la estampa casi pictórica del encantador poblado, un verdadero tesoro histórico en las inmediaciones de Bariloche.

Cultura, naturaleza y gastronomía en Colonia Suiza

Desde Colonia Suiza parten atractivas excursiones por los paisajes del bosque y la cordillera. Caminatas y cabalgatas se orientan a sitios de gran interés como la Laguna Negra, el refugio Jakob y las laderas del Cerro López. Varias son las opciones de alojamiento disponibles en el lugar: campings veraniegos (el Goye, el Meli Hué y el Huenei Ruca), refugios familiares y hosterías.

Sin dudas, la gastronomía autóctona es el principal foco de atención turística de Colonia Suiza. Los fines de semana se realizan fiestas donde se preparan los tradicionales curantos, cocinados en un hoyo sobre piedras calientes durante horas, en un ritual cargado de magia que cautiva a pobladores y turistas. También se ofrecen asados, empanadas, postres caseros y finas frutas y verduras cultivadas en las granjas del lugar. Las tradiciones de los primeros pobladores son transmitidas de generación a generación, por lo que es posible disfrutar de dulces y quesos artesanales según recetas inmemoriales.

Estas delicias se ofrecen en los restaurantes, pubs y pequeñas casas de té de la Colonia, construidos siguiendo la arquitectura montañesa de la villa. Espectáculos musicales acompañan las comidas generando un ambiente divertido y muy pintoresco.

Para embeberse aún más de la historia y cultura de este sitio único, nada mejor que una visita al museo, donde se exhiben utensilios e instrumentos de los labradores de hace un siglo. También hay un bonito vivero, el Meli Hué, donde el aroma de la lavanda fresca se mezcla con el de los perfumes y jabones allí elaborados. Otros paseos emblemáticos son la  piscicultura donde se crían truchas y la feria artesanal de los domingos donde adquirir valiosos recuerdos de la visita al lugar.

Para llegar a Colonia Suiza en auto debe tomarse la Avenida Bustillo hasta el Km 18 y doblar a la izquierda por el Circuito Chico. Tras cuatro kilómetros y pasar el puente del lago Moreno, se toma otra vez el camino a la izquierda y se conducen tres kilómetros hasta el lugar. Hay líneas urbanas de autobuses que en temporada alta llevan a los turistas hasta Colonia Suiza, así como taxis y remises que ofrecen servicios hasta el lugar.