Pescar en Bariloche

Los numerosos lagos, ríos y arroyos que rodean Bariloche conforman una fuente inmejorable para los amantes de la pesca deportiva. La primavera es la temporada de pesca por excelencia, cuando las aguas aumentan su temperatura y decenas de especies autóctonas desafían a los pescadores más osados. Pescar en Bariloche es una experiencia disfrutable no solo por las posibilidades deportivas que ofrece, sino también por los bellos paisajes que enmarcan la actividad.

Entre noviembre y diciembre, los puntos pesqueros más importantes de la Patagonia se habilitan para recibir la visita de los aficionados a esta actividad. Marzo y abril son las épocas más tranquilas, ideales para pescar en solitario sin turistas en los alrededores.

La pesca deportiva en Bariloche y toda la provincia de Río Negro

Durante la temporada de pesca queda habilitada la captura deportiva de interesantes especies como la perca o trucha criolla, el pejerrey patagónico, el pejerrey bonaerense, el salmón en cerrado, la trucha arco iris, la trucha marrón, la trucha de arroyo, la trucha de lago, el salmón del pacífico y la carpa. Fuera de estas especies permitidas, los peces autóctonos deben ser devueltos vivos al agua con el máximo cuidado.

Hay muchas zonas de pesca habilitadas en toda la región. Entre los ríos, los más recomendados por su riqueza en fauna ictícola son el Pichileufu, Chiñuraco, Huemul, de la Estancada, Correntoso y Limay. Los mejores arroyos son el Colorado, Del Cuerno, Fresco, Llodconto, Millaqueo y Ragintuco; mientras que los lagos más propicios son el Gutiérrez, Fonck, Espejo, Hess, Martin, Steffen y Nahuel Huapi. Diversos operadores organizan excursiones por rutas de pesca específicas, ofreciendo todo el equipamiento necesario y guiando a los pescadores en su recorrido.

El equipo utilizado para la pesca deportiva en Bariloche se basa exclusivamente en señuelos artificiales, en tres modalidades: spining (lanzado desde la costa, con el peso del lanzamiento dado por el señuelo), mosca o fly casting (el peso del lanzamiento está determinado por la línea) y el arrastre o trolling (el señuelo se arrastra desde una embarcación). Hay distintas zonas de pesca para cada tipo de modalidad, determinadas por un marco regulatorio de la actividad en pos de preservar el medio ambiente.

Esta regulación también establece un permiso especial para pescar en Bariloche y toda la provincia de Río Negro, otorgado por la Administración de Parques Nacionales y las autoridades gubernamentales. El permiso es personal e intransferible y debe portarse durante toda la estancia de pesca.

Los precios de este permiso varían según la duración de la estadía, siendo más económico para los residentes en el país (40 pesos argentinos semanales u 80 pesos argentinos por la temporada completa) y para los habitantes de la región (55 pesos la temporada). Los extranjeros deben abonar 360 pesos por una semana o 480 pesos por toda la temporada. También hay límites de capturas por día y pescador, además de sitios donde la devolución de los peces es obligatoria.