Las míticas chocolaterías de Bariloche

 Si viajas a Bariloche, el primer regalo que tus amigos te pedirán es el chocolate. Símbolo absoluto de la gastronomía local, el chocolate barilochense se distingue como uno de los más refinados del mundo, con una larga historia de tradición y evolución que conjuga las antiguas recetas europeas con las innovaciones únicas desarrolladas en la ciudad.

Desde que en 1947 la familia Fenoglio, maestros chocolateros de Italia, instalaran la primera fábrica de chocolate en San Carlos de Bariloche, este dulce se ha impuesto como uno de los productos típicos de la región gracias a la energía que ofrece en los climas helados de la montaña y a las deliciosas variantes que ha adoptado. Son muchas las chocolaterías que  han abierto sus puertas desde entonces ofreciendo a los visitantes los más deliciosos recuerdos de su visita a la ciudad.

Imposible quedarse en Bariloche sin dejarse tentar por las diversas chocolaterías de la ciudad. Cada una ofrece su original gama de elaboraciones artesanales, que incluyen toda clase de chocolates (en rama, bombones, con frutos secos…) y otras exquisitas dulzuras patagónicas.

Los templos del chocolate en Bariloche

Benroth

Con una producción a baja escala puramente artesanal, Benroth se define como “chocolate gourmet”, ofreciendo innovadoras elaboraciones con las más finas materias primas. La variedad de sus productos abarca tabletas, chocolates rellenos con y sin licor, chocolates con frutas secas, bombones, bocaditos, turrones y alfajores. Benroth tiene dos puntos de ventas en Bariloche: la fábrica en Beschtedt 569 y el local en Mitre 150.

Mamuschka

La tradicional muñeca rusa es la imagen identitaria de esta importante chocolatería, cuyo local esquinero entre las calles Mitre y Rolando es todo un emblema de los paseos por la ciudad. En esta pintoresca tienda puedes encontrar inimaginables creaciones a partir del chocolate: almendras rellenas, mousse con el típico dulce de leche, licores de crema, cerisette con licor de guindas… También se ofrecen otros productos dulces como los dátiles acaramelados, el mousse de limón y el mazapán casero con amaretto. Bombones en caja o lata (incluyendo cajitas artesanales personalizadas), golosinas infantiles, tabletas, turrones y el inigualable chocolate en rama completan la vasta propuesta de Mamuschka.

Del Turista

Directamente de los Alpes llegan las tradiciones chocolateras de Del Turista, de la mano de su maestro nacido en el Tirol italiano, Benito Cecco. Lo que en sus inicios fue una pequeña empresa familiar es hoy la de las fábricas de chocolate más grande de Bariloche, con una enorme planta de producción donde se elaboran nada menos que cuatro toneladas de chocolate, destinado en parte a la exportación.

En total, son más de 200 las variedades ofrecidas en las tiendas de Del Truista, todas elaboradas en su totalidad dentro de la fábrica, incluyendo la cobertura. Entre estos productos son ya clásicos el chocolate en rama, las trufas, los bombones, la fondue y el chocolate en taza, que puedes encontrar en las tiendas de Av. San Martín 252 y Mitre 239. Hay también módulos comerciales en numerosas ciudades del país.

 Rapa Nui

Más que una chocolatería, Rapa Nui es una gran confitería donde degustar todo tipo de delicias típicas, con un espacio para sentarse a disfrutarlas. El local se encuentra en Mitre 202 y presenta una irresistible exhibición de chocolates clásicos y novedosos, así como postres, helados y hasta productos artesanales salados. Varias décadas de tradición familiar en el arte confitero aseguran localidad de los chocolates Rapa Nui y todas sus elaboraciones.

Frantom  

Frantom se distingue por utilizar materias primas naturales de primera calidad sin agregados químicos ni margarina. En su fábrica de la Av. Costanera y Panozzi se puede observar en vivo la fabricación de las diversas clases de chocolates, además de adquirir exquisitos productos. Frantom también posee un imperdible local en la calle Mitre 183.

Fenoglio

Fenoglio tiene la distinción de ser la primera chocolatería de Bariloche, fundadora de esta mítica tradición. Sus productos de exquisita calidad se orientan a todos los sentidos y pueden encontrarse en cuatro puntos de venta en Bariloche: el Local 31 del shopping Las Terrazas, el Local 11 del Complejo Plaza Amancay (ambos abiertos solo en temporada), la tienda de Mitre 76 y el gran establecimiento de Avenida Bustillo km 1200, donde también se emplaza el didáctico Museo del Chocolate, un aporte de Fenoglio a la difusión de la historia internacional y local de este dulce.

Tante Frida

Aunque abrió en 1995, la tradición de Tante Frida se remonta a un siglo atrás, con la llegada de los inmigrantes suizos a la llamada Colonia Suiza. Allí se gestó una cultura del chocolate llena de delicadas mixturas, la cual llega hoy al local instalado en Mitre 660. Frutas bañadas, chocolates diet para diabéticos y acompañamientos de avellanas, cremas y otras delicias son algunos de los productos que puedes encontrar en Tante Frida, además de una amplia confitería donde beber un chocolate o capuchino junto a la mejor repostería.

Abuela Goye

Los encantadores locales temáticos de Abuela Goye envuelven a los visitantes con los aromas del chocolate en rama, las tabletas y las golosinas rellenas de frutas. También se venden postres, tortas, mermeladas, alfajores, licores y helados de producción artesanal, todo según las recetas de las familias fundadoras de la Colonia Suiza. Los hermanos Goye fueron, de hecho, los primeros habitantes del lugar. La fusión entre la tradición europea y patagónica es el sello distintivo de la empresa. Las tiendas de Abuela Goye en Bariloche son cuatro: Mitre 258, Quaglia 219, Av. Bustillo km 15,5 y Cerro Catedral.

Centros comerciales en Bariloche

Las tiendas más modernas y los productos artesanales típicos se conjugan en los centros comerciales de Bariloche. En la ciudad se distribuyen numerosos locales y paseos de compras donde adquirir recuerdos únicos de la región y conocer sus tradiciones. Chocolates, artesanías, ahumados, sahumerios y vinos conforman lo más destacado de la producción local. Ninguna visita a Bariloche está completa sin deleitarse con alguno de estos artículos o llevarlos para regalo.

Paseos de compras en Bariloche

La zona comercial más importante de Bariloche se encuentra en las calles Mitre y Moreno. Allí se emplazan decenas de tiendas especializadas en diferentes artículos. También hay establecimientos en las afueras de la ciudad, sobre todo los que trabajan con materias primas producidas en la región.

Chocolates y dulces: En Bariloche es imposible resistirse a la tentación de los dulces artesanales, de larga tradición en la región. Las fábricas de chocolates de Bariloche se encuentran entre las mejores del mundo: Fenoglio, Mamuschka, Tante Frida, La Mexicana, Del Turista, Frantom, Rapa Nui, Chocolates de la Abuela Goye… Todas las chocolaterías cuentan con sucursales en el centro de la ciudad donde elegir exóticas variedades de este emblemático dulce. Y si hablamos de dulces, en Bariloche también existen varias confiterías con postres, mermeladas y jaleas elaborados a partir de frutos silvestres regionales. Dulcería Suiza, La Península, La Providencia y Las Artes son algunos de los locales barilochenses más reconocidos en materia de dulzura.

 
Ahumados y bebidas: La buena mesa es una de las marcas distintivas de Bariloche, con su elevada producción de carnes, pescados y fiambres ahumados, acompañados de excelentes vinos nacionales y cervezas artesanales. Para conocer y deleitarte con estos productos, puedes visitar el Ahumadero Familia Weiss , Las Vertientes, los Ahumados Andinos en el Paseo del Ceramista, la Vinoteca del Norte o Cervezas Blest.

Artesanías: Las maderas nativas son la base de las finas artesanías elaboradas en Bariloche. También hay vistosos trabajos en cerámica, plata y joyería con piedras preciosas, además de piezas elaboradas por los indígenas Mapuches, habitantes de la región. En la Asociación de Artesanos, la tienda Arte y Estilo Patagónico, Cerámica Bariloche  y Casa de Muñecas encontrarás preciosos ejemplares de la artesanía local.

Textiles: Los tejidos de Bariloche son conocidos en todo el país por su calidad artesanal, a partir de las excelentes lanas de la región. Precisamente, la Patagonia es la principal productora de lana de Argentina, por lo que es frecuente encontrar en Bariloche tiendas dedicadas a la indumentaria tradicional: prendas hiladas a mano y teñidas de forma única,  gorros, guantes, bufandas, ponchos y todo lo necesario para resguardarse del intenso frío de montaña. También pueden adquirirse mantas, tapices y alfombras. También el cuero es un material destacado en la región, y se lo puede encontrar en gran diversidad de artículos y accesorios. Las tiendas Mano a mano, Nativo Cuero o El Establo Viejo ofrecen una representativa muestra de la indumentaria artesanal de Bariloche.

Deportes: Los deportes de invierno y de agua son un gran atractivo de Bariloche, por lo que varios establecimientos se dedican a la venta de artículos especiales para su práctica. Ropa para la nieve, equipos de esquí y artículos de pesca pueden adquirirse en locales como Aire Sur, Patagonia Outdoors, Baruzzi Deportes o Martín Pescador.

Shopping Centers: Si buscas marcas internacionales y entretenimiento de primer nivel, no dudes en visitar el Shopping Patagonia, el mayor centro comercial de Bariloche. Se ubica entre las calles Elflein y Onelli, cerca del Centro Cívico. Caracterizado por su arquitectura montañesa, en su interior hay más de cincuenta tiendas así como cines, restaurantes, un casino, boliche y juegos infantiles. Otra estupenda opción es el Shopping Las Terrazas, situado a los pies del Cerro Catedral, con una amplia propuesta comercial, gastronómica y de entretenimiento.

Precios en Bariloche

Para preparar con antelación tu viaje a Bariloche, es conveniente conocer las tarifas de los distintos bienes y servicios en la ciudad y sus alrededores. Por lo general, los precios en Bariloche –como en el resto del país- se cobran en pesos argentinos. Si necesitas cambiar divisas, ten en cuenta que un dólar equivale aproximadamente a 4,20 pesos argentinos; mientras que el Euro cuesta unos 5,70 pesos argentinos.

Los precios en Bariloche rubro por rubro

Transporte

Si no cuentas con vehículo propio ni viajas con agencia, necesariamente deberás acudir a remises (taxis) o autobuses para trasladarte por la ciudad. Un taxi desde el aeropuerto hasta el centro de Bariloche cuesta alrededor de 55 pesos argentinos, cifra que se duplica si el traslado es hasta Llao Llao o el Cerro Catedral. El boleto en autobús del aeropuerto al centro cuesta 15 pesos. Si tienes planes de alquilar un coche, las tarifas más económicas rondan los 200 pesos por día.

Alojamiento

Las tarifas de los alojamientos varían de acuerdo al rango y ubicación. Para hacerse una idea de los precios en este rubro, la tarifa mínima de un hotel cinco estrellas se sitúa en los 175 dólares, mientras que un hotel de categoría media ofrece promociones desde 28 dólares la noche.

Alimentos

Los precios de alimentos y bebidas dependen del local gastronómico y el tipo de comida elegido, aunque en general las cifras se mantienen estables. Una comida rápida oscila entre los 45 y 65 pesos argentinos, mientras que una parrilla para dos cuesta unos 100 pesos y un plato típico contundente cuesta entre 60 y 70 pesos.

En cuanto a los dulces, puede tomarse un chocolate caliente con una porción de postre a unos 30 pesos. El chocolate, producto tradicional por excelencia, cuesta entre 110 y 180 pesos el kilo. La cerveza, bebida típica en los bares barilochenses, tiene un precio promedio de 20 pesos el litro.

Si deseas abaratar los costos en comida, puedes recurrir a los supermercados de la ciudad, todos con gran variedad de precios y opciones para distintos presupuestos.

Paseos y actividades

Las visitas a las reservas y cerros generalmente tienen un costo de entrada mínimo. Si deseas realizar una actividad especial, los precios son más elevados: las cabalgatas cuestan 150 pesos por medio día, el vuelo en parapente unos 350 pesos, el rafting de nivel familiar 280 pesos y la travesía en canopy 300 pesos incluyendo traslados y comidas. Las tradicionales excursiones náuticas a la Isla Victoria y Puerto Blest tienen un costo de entre 185 y 220 pesos.