Cerro Tronador, paraíso de los montañistas

Entre las maravillas geográficas que enmarcan la ciudad de Bariloche, el Cerro Tronador es una de las elevaciones emblemáticas de la cordillera patagónica y el Parque Nahuel Huapi. Se trata de un volcán de casi 3500 metros de altura y geológicamente activo, aunque se calcula que su última erupción fue hace 10 mil años, por lo que hay mínimas posibilidades de que vuelva a ingresar en actividad.

Distinguido como el más alto de la zona, el cerro tiene tres picos (el Argentino, el Chileno y el Internacional) y marca la frontera entre Argentina y Chile. Sus míticos relieves, sus siete icónicos glaciares y sus tesoros naturales lo convierten en uno de los paseos predilectos para el ecoturismo y la aventura. Escaladores de todas partes llegan al Tronador dispuestos a desafiar sus vertiginosas alturas.

Travesías en el Cerro Tronador

Los 90 kilómetros que separan al Cerro Tronador de San Carlos de Bariloche ofrecen en sí mismos una magnífica travesía. La ruta 258 que conduce al cerro bordea sitios espectaculares como el Lago Gutiérrez y el Lago Mascardi, con  vistas al Cerro Catedral. Luego se toma un desvío que cruza el río Manso, llegando finalmente al cerro Tronador. Cada kilómetro del recorrido es un paisaje nuevo y deslumbrante, ideal para los amantes de la fotografía. Hay caminos sinuosos que requieren conducir con precaución.

Desde la base del cerro parten varias visitas atractivas. La primera son los llamados “Ventisqueros Negros”, zona de la base en que los hielos se tiñen de ese color a causa de los sedimentos acarreados, y desde donde se vislumbran los altos picos del cerro. También son de visita obligada el rocoso anfiteatro natural conocido como “Garganta del Diablo” y la fascinante Cascada Los Alerces, un salto de agua de 70 metros al que se llega fácilmente por un camino bien señalizado.

Entre los glaciares Castaño Overo y Alerces se emplaza el tradicional Refugio Otto Meiling, otro punto de gran interés, ideal como base para las diversas actividades. Además de alojamiento climatizado, el Refugio ofrece una zona de camping gratuita y permite hacer uso de la cocina a un costo mínimo.

Del Refugio parte el camino de ascenso hasta la cumbre, solo apto para aventureros experimentados. La travesía dura varias horas y conduce por vertiginosas pendientes y quebradas, recorriendo el Filo de la Motte, el Filo de la Vieja y el portezuelo.  Al llegar a la cima se contempla un asombroso panorama de lagos argentinos y chilenos, así como el exuberante Parque Lanín.

Aunque su ascenso se recomienda a montañistas expertos, los grupos turísticos y familiares también pueden disfrutar de los alrededores y la base del Cerro Tronador. Muchos operadores de Bariloche ofrecen en sus programas excursiones completas a este sitio, incluyendo travesías con guías de montaña y estadías de varios días en el refugio.

Mountain Bike en Bariloche

Los imprevisibles relieves de la cordillera patagónica son un ámbito inmejorable para el ciclismo de montaña. Los aficionados al deporte aventura tienen muchas opciones para practicar Mountain Bike en Bariloche, disfrutando de la naturaleza de la forma más vertiginosa.

Los senderos de tierra entre los bosques y las pendientes de los cerros presentan niveles de diversa dificultad para andar en bicicleta. Hay áreas recomendadas para principiantes (quienes no dominan los cambios de la bicicleta), para avanzados (con dominio de cambios y entrenamiento medio) y para expertos (con excelente manejo de la bicicleta y experiencia en caminos de montaña). En cada caso, es importante averiguar con un guía sobre la dificultad de cada recorrido. Los circuitos de mayor dificultad son los que presentan desniveles muy pronunciados, con subidas empinadas y bajadas peligrosas.

Los lugares preferidos para el Mountain Bike son el Cerro Catedral (donde se inauguró un Bike Park exclusivo para la actividad), el entorno del Lago Gutiérrez, el Circuito Chico, el Refugio Neumeyer, el arroyo Casa de Piedra, Colonia Suiza, el Cerro López, el Cerro Challhuaco, el Cerro Otto y la Laguna Llum. También hay fascinantes travesías: del Lago Mascardi al Lago Steffen, de Villa Los Coihues  en Lago Gutiérrez a Villa Catedral o del Paso Pérez Rosales a Peulla, en el cruce a Chile.

 Para aprovechar en plenitud los paseos, tómate todo el tiempo necesario para recorrer los caminos deseados y detenerte a contemplar los espléndidos panoramas que se abren con cada pedaleo. Lo más conveniente es realizar tours de medio día o de una jornada entera, sobre todo si los trayectos presentan dificultades. La primavera y el verano son las épocas ideales para este deporte al aire libre, aunque el invierno ofrece impactantes vistas con sus paisajes nevados.

Muchos deportistas avezados traen su propia bicicleta, aunque también es posible alquilar un equipo en distintos locales del centro de Bariloche. Otra opción para vivir a pleno la aventura del Mountain Bike es recurrir a los muchos operadores que organizan expediciones en los cerros, valles y lagos del Parque Nahuel Huapi.

Operadores de Mountain Bike en la Patagonia

Dirty Bikes: Esta empresa desarrolla salidas diarias en bicicleta para conocer los más recónditos paisajes de la Patagonia. Los paseos transitan por caminos poco frecuentados, siempre con la asistencia de un guía experto que instruye en las técnicas del Mountain Bike. Hay excursiones tranquilas para principiantes y otras más dinámicas para ciclistas audaces. También hay salidas multi-deportivas, que incluyen bicicleta, kayaks y cabalgata. Además de proveer la bicicleta y el equipamiento de seguridad, Dirty Bikes ofrece traslado desde el hotel del turista hasta la Hostería el Retorno, base de las expediciones, donde se disfruta un delicioso té a la tarde. Al finalizar el día se transporta al turista de regreso al hotel. La empresa tiene su sede en Vice Alte O’Connor 681, en el centro de Bariloche.

Andes Cross: Los paseos en grupos reducidos y la atención personalizada son el sello distintivo de Andes Cross, que en sus promociones incluye traslado, alimentos, equipamiento y guía bilingüe.  Las excursiones bordean los lagos más atractivos de la región y llegan a la frontera con Chile, cruzando el Río Manso en kayak. La duración de los paseos varía de uno a varios días, con la posibilidad de quedarse en un camping agreste. Puedes realizar consultas a 54-2944-1563-3581.

Bike Way: La aventura es el objetivo rector de las travesías de Bike Way, orientadas a todo tipo de ciclista. Entre otras excursiones, la empresa ofrece recorridos imperdibles por los lagos, volcanes y termas de los Andes, así como paseos por los alrededores de Bariloche durante medio día o un día completo, conociendo los paisajes emblemáticos. La empresa se encarga del traslado, los alimentos y las bicicletas para garantizar el máximo disfrute de los ciclistas. La dirección de Bike Way es Moreno 237, y el teléfono  54-2944-456571.

Lengal: Esta empresa familiar (padre e hijo amantes del Mountain Bike) ha crecido hasta consolidarse como una de las más atractivas propuestas en travesías de montaña. Hay trayectos específicos por cada punto de interés, así como excursiones de ocho días. El equipo profesional de Lengal cuida adaptar los paseos a las posibilidades y experiencia de cada participante. La empresa se encuentra en Jose Ingenieros 299, San Carlos de Bariloche.

Paseos en Bariloche

Conocida por su asombroso entorno natural, la ciudad de San Carlos de Bariloche tiene muchos sitios sorprendentes en su interior. Hay encantadores paseos en Bariloche que te permitirán conocer su historia, su cultura y su pintoresca arquitectura, disfrutando de jornadas turísticas inolvidables sin necesidad de partir en excursión.

Paseos por la ciudad de Bariloche

El Centro Cívico

La arquitectura externa del  icónico Centro Cívico de Bariloche ofrece en sí misma un fantástico paseo para los ojos, con sus piedras montañesas, sus arcos medievales y su simbólico reloj en la Torre de la Municipalidad. Si deseas conocer de cerca la historia de la región, no te pierdas la visita al Museo de la Patagonia “Francisco P. Moreno”, en el ala este, el cual dedica sus salas a difundir el valor científico, etnográfico e histórico de la región.

La gran explanada de piedras de laja que reúne las construcciones del Centro es un área recreativa tradicional de Bariloche, donde los turistas se toman fotos con los típicos perros San Bernardo o nada más contemplar el impresionante lago Nahuel Huapi que se extiende hasta el horizonte.

Museo Paleontológico

La zona patagónica es rica en registros fósiles de especies extinguidas hace millones de años, entre ellas los dinosaurios. En el Museo de la Asociación Paleontológica de Bariloche se pueden apreciar restos óseos, garras y réplicas de estos animales jurásicos que habitaron la región. El interesante Museo se ubica en las calles 12 de Octubre y Sarmiento y abre de lunes a sábados entre las 16 a 19 hs.

Cerro Otto

A solo 5 kilómetros de Bariloche, conectado con la cuidad mediante la Avenida de los Pioneros, se encuentra el atractivo Cerro Otto con una variedad de actividades familiares. Además de los Centros de Esquí Nórdico y Piedras Blancas, el Cerro Otto cuenta con dos puntos de gran interés cultural: la Confitería Giratoria y la Galería de Arte. En la primera se pueden disfrutar deliciosos dulces caseros mientras se contempla una increíble vista de 360º desde la cima de la montaña. En la Galería, abierta de 10 a 18 hs, se exhiben réplicas tamaño natural de las obras de Miguel Ángel. El paseo se inicia ya en la base del Cerro, con el trayecto en los tradicionales teleféricos.

Artesanías regionales

Los paseos de compras son una estupenda alternativa para conocer las tradiciones de la región y a la vez adquirir un bonito recuerdo del viaje. En la Feria Artesanal Municipal hay exposiciones y ventas de artesanos barilochenses, abiertas todos los días en las calles Moreno y Villegas. En esta misma dirección puedes visitar también la Casa de Artesanías Mapuches, donde apreciarás preciosos trabajos textiles de este pueblo originario de la Patagonia. Otro imperdible paseo artesanal es la Asociación de Artesanos de Bariloche, ubicada en Elflein 38.

La costanera

A pasos del centro de Bariloche la naturaleza se despliega a pleno en la costanera del Lago Nahuel Huapi, paralela a la Avenida 12 de Octubre. Caminando, en bicicleta o en auto se puede bordear el paisaje lacustre partiendo del puerto de San Carlos hasta el puente del río Ñireco. Además de increíbles panoramas naturales, por la costanera se contemplan construcciones típicas que dan un aire mítico al paseo.

Playa Bonita

A solo 8 kilómetros de la ciudad por la Av. Bustillo se encuentra la célebre Playa Bonita, muy fácil de acceder en auto o por varias líneas de autobús. Las arenas bañadas por el Lago son un área de encuentro muy concurrida en verano, con un completo parador que brinda servicios gastronómicos y turísticos.

Esquiar en Bariloche

Durante la temporada invernal, los cerros de Bariloche se convierten en magníficas pistas deportivas para esquiadores expertos y principiantes. El esquí es uno de los principales atractivos de este destino, gracias a sus centros de primer nivel en un entorno natural excepcional. Si quieres vivir la experiencia única de esquiar en Bariloche, la temporada se extiende de junio a setiembre, cuando los cerros están nevados.

Centros de esquí en Bariloche

Cerro Catedral Alta Patagonia

Con su privilegiada altura de casi 2 mil metros, sus 200 hectáreas esquiables y sus casi 100 kilómetros de pistas preparadas, el Cerro Catedral es el principal centro de esquí no solo de Bariloche sino de toda Sudamérica. El cerro cuenta con cuarenta medios de elevación para llegar a todas sus áreas con rapidez y seguridad. Los innovadores cañones de nieve artificial mantienen las pistas a la perfección independientemente de las condiciones climáticas.

Sus múltiples niveles, pendientes y senderos ofrecen gran variedad de estilos y modalidades de esquí, tanto para deportistas profesionales como para quienes viven la experiencia por primera vez.  Las pistas están señalizadas según su grado de dificultad, siendo aptas para el esquí alpino, de travesía y de fondo. También hay zonas fuera de pista para que los más audaces disfruten con el free-ride. El snow-board, trineos, snow tubing, montañismo y mountine bike se suman a la gama de actividades para todos los gustos.

Las escuelas de esquí del Cerro ofrecen instrucción para amateurs y avanzados, en clases grupales o individuales.  También hay una completa gama de servicios turísticos, gastronómicos y de alojamiento, incluyendo guardería para niños y una gran área de estacionamiento.

Este sitio turístico ineludible de la temporada invernal se ubica a 19 kilómetros de San Carlos de Bariloche, por el acceso asfaltado que se desvía en el Km 8 de Avenida Bustillo. Cada media hora parten de la ciudad autobuses que conducen a la base del Cerro. El horario para visitarlo es de 9 a 17 horas.

Centro de Ski Nórdico

Las empinadas laderas del Cerro Otto son un perfecto escenario para esquiar. Allí se instala el Centro de Ski Nórdico, que funciona durante toda la temporada de invierno manteniendo las pistas con máquinas de nieve. Como indica su nombre, el centro se dedica a la especialidad nórdica, donde los esquiadores pueden desplazarse entre senderos del bosque e incluso avanzar en subida gracias a la forma especial del esquí.

La Escuela del Centro que arrenda los equipos y da divertidas clases a partir de los 5 años de edad. También se pueden practicar otros deportes como recorridos en cuatriciclos, motos de nieve y caminatas en raquetas. El Centro de Esquí se encuentra a pocos minutos de la ciudad, sobre el Km 1 de la Avenida de los Pioneros.

Piedras Blancas

También sobre el Cerro Otto se encuentra el tradicional complejo Piedras Blancas, el primero de la región fundado por el célebre andinista Otto Meiling. El centro cuenta con seis hectáreas de pendiente para practicar esquí alpino y otros deportes invernales. Piedras Blancas se ubica en Camino Cumbre Cerro Otto, Km 6.

Refugio Neumeyer

En el Valle del Chalhuaco, a 18 kilómetros de la ciudad de Bariloche, se encuentra el cálido Refugio Neumeyer, un centro recreativo de montaña con nueve senderos señalizados donde realizar esquí de fondo, esquí de travesía y trekking invernal con raquetas. Las actividades del centro están pensadas para toda la familia y no requieren de preparación física especial.

Excursiones en Bariloche

Espectacular y lleno de diversidad, el Parque Nacional Nahuel Huapi es un escenario inagotable de paseos y actividades. Desde la ciudad de San Carlos de Bariloche parten múltiples expediciones para vivir a pleno la belleza natural de la Patagonia andina, ya sea para contemplar panoramas increíbles desde la cima de los cerros, disfrutar una jornada de deportes de nieve o pasear tranquilamente a orillas del lago. Prepárate para descubrir nuevas dimensiones del ecoturismo y la aventura a través de diversas excursiones en Bariloche.

Excursiones terrestres imperdibles en Bariloche

Muchos son los caminos y recorridos disponibles para conocer los espectaculares paisajes barilochenses. Si cuentas con vehículo propio o alquilado, podrás transitar los circuitos emblemáticos con total comodidad y seguridad, aprovechando la excelente señalización de todas las rutas que parten de la ciudad. Las mismas opciones cuentan a la hora de tomar el autobús colectivo, que sale del centro y llega a los sitios turísticos emblemáticos a un costo más que accesible. Otra conocida alternativa es consultar a las agencias y operadores locales por excursiones guiadas.

El llamado “Circuito Chico” es uno de los recorridos obligados para conocer lo más representativo de Bariloche. Consiste en un trayecto por el Ejido Municipal, enmarcado por el Parque Nahuel Huapi, y por el Parque Municipal Llao Llao, con sus exuberantes bosques húmedos.

De duración más prolongada, el “Circuito Grande” toma la Ruta Nacional 237 cruzando varios arroyos y ríos hasta bordear el Río Limay, que separa a las provincias de Río Negro y Neuquén. En esta senda se recorre Rincón Chico, el Anfiteatro de Rincón Grande, el Valle Encantado, Confluencia, la sinuosa Ruta Nacional 65 entre valles y sierras, el Lago Traful, Quintupuray, el Lago Correntoso, Ruca Malen, el Lago Espejo y el cruce de Villa La Angostura.


Las excursiones a los cerros son clásicas entre los turistas. En breves trayectos es posible conocer el Cerro Otto y su emblemática Confitería Giratoria; el Cerro Tronador recorriendo el margen del Lago Gutiérrez y Mascardi; y el majestuoso Cerro Catedral con su excepcional centro de esquí.

Si deseas ir más lejos, puedes optar por la excursión que llega a San Martín de los Andes a través de los Parques Nahuel Huapi y Lanín, en un trayecto de 350 kilómetros. Villa la Angostura es también una localidad que vale la pena visitar si te encuentras en Bariloche, ya que se encuentra a solo 20 kilómetros. El Bolsón, pequeño poblado agrícola al sur de Bariloche emplazado entre valles y lagos, es un destino perfecto para una excursión otoñal.

Excursiones lacustres

La inmensidad de los lagos que rodean Bariloche es un paisaje ideal para paseos náuticos. La Isla Victoria, la más grande del Nahuel Huapi, es uno de los sitios más bonitos del Parque en tanto guarda la última reserva autóctona de arrayanes. Esta excursión parte de Puerto Pañuelo en Llao Llao, al igual que la visita a Puerto Blest y el Lago Frías navegando el Brazo Blest.

Otra impresionante excursión es el Cruce de Lagos entre Argentina y Chile, donde a lo largo de uno o dos días enteros de navegación se aprecian las maravillas naturales de la frontera patagónica. 

Turismo aventura en Bariloche

Los turistas de carácter intrépido tienen innumerables propuestas de aventura en el entorno natural de Bariloche. En invierno, además del tradicional esquí, es altamente recomendable el trekking de nieve, caminando con raquetas sobre los bosques y laderas nevados. Por otra parte, el canopy invita al vértigo sobrevolando los paisajes de Bariloche a través de sistemas de cuerdas y arneses. El circuito se extiende a lo largo de 1500 metros desde la ladera del Cerro López.

Las excursiones en 4×4 por la Patagonia prometen jornadas audaces, tanto en excursiones guiadas como en caso de contar con vehículo particular. Durante las épocas cálidas, la adrenalina tiene su propuesta en las excursiones de rafting, consistente en descender los ríos rápidos entre los relieves de la cordillera. Los espíritus más tranquilos pueden optar por cabalgatas grupales por cerros y lagos o salir en un safari fotográfico avistando las aves que llegan al Parque Nahuel Huapi durante la primavera.

Pescar en Bariloche

Los numerosos lagos, ríos y arroyos que rodean Bariloche conforman una fuente inmejorable para los amantes de la pesca deportiva. La primavera es la temporada de pesca por excelencia, cuando las aguas aumentan su temperatura y decenas de especies autóctonas desafían a los pescadores más osados. Pescar en Bariloche es una experiencia disfrutable no solo por las posibilidades deportivas que ofrece, sino también por los bellos paisajes que enmarcan la actividad.

Entre noviembre y diciembre, los puntos pesqueros más importantes de la Patagonia se habilitan para recibir la visita de los aficionados a esta actividad. Marzo y abril son las épocas más tranquilas, ideales para pescar en solitario sin turistas en los alrededores.

La pesca deportiva en Bariloche y toda la provincia de Río Negro

Durante la temporada de pesca queda habilitada la captura deportiva de interesantes especies como la perca o trucha criolla, el pejerrey patagónico, el pejerrey bonaerense, el salmón en cerrado, la trucha arco iris, la trucha marrón, la trucha de arroyo, la trucha de lago, el salmón del pacífico y la carpa. Fuera de estas especies permitidas, los peces autóctonos deben ser devueltos vivos al agua con el máximo cuidado.

Hay muchas zonas de pesca habilitadas en toda la región. Entre los ríos, los más recomendados por su riqueza en fauna ictícola son el Pichileufu, Chiñuraco, Huemul, de la Estancada, Correntoso y Limay. Los mejores arroyos son el Colorado, Del Cuerno, Fresco, Llodconto, Millaqueo y Ragintuco; mientras que los lagos más propicios son el Gutiérrez, Fonck, Espejo, Hess, Martin, Steffen y Nahuel Huapi. Diversos operadores organizan excursiones por rutas de pesca específicas, ofreciendo todo el equipamiento necesario y guiando a los pescadores en su recorrido.

El equipo utilizado para la pesca deportiva en Bariloche se basa exclusivamente en señuelos artificiales, en tres modalidades: spining (lanzado desde la costa, con el peso del lanzamiento dado por el señuelo), mosca o fly casting (el peso del lanzamiento está determinado por la línea) y el arrastre o trolling (el señuelo se arrastra desde una embarcación). Hay distintas zonas de pesca para cada tipo de modalidad, determinadas por un marco regulatorio de la actividad en pos de preservar el medio ambiente.

Esta regulación también establece un permiso especial para pescar en Bariloche y toda la provincia de Río Negro, otorgado por la Administración de Parques Nacionales y las autoridades gubernamentales. El permiso es personal e intransferible y debe portarse durante toda la estancia de pesca.

Los precios de este permiso varían según la duración de la estadía, siendo más económico para los residentes en el país (40 pesos argentinos semanales u 80 pesos argentinos por la temporada completa) y para los habitantes de la región (55 pesos la temporada). Los extranjeros deben abonar 360 pesos por una semana o 480 pesos por toda la temporada. También hay límites de capturas por día y pescador, además de sitios donde la devolución de los peces es obligatoria.